ARTÍCULOS DE ESQUI - SKI-KAMEL  -  TITULO OFICIAL PROFESOR DE ESQUÍ
Página Principal

Volver

TITULACIÓN   OFICIAL  PARA   SER   PROFESOR DE ESQUÍ   EN   ESPAÑA
 

Primero Aprende a Enseñar

"Son unos buscavidas", "son unos ligones", "viven como reyes"... como estos, muchos son los tópicos con los que se cataloga al profesor de esquí y, aunque en casos puntuales sea cierto, en la mayoría de las ocasiones estos adjetivos distan mucho de la propia realidad. En este reportaje queremos dar una idea cercana de cómo es esta profesión y la formación que se necesita con la nueva Ley del Deporte, al final se incluye el calendario de las convocatorias.

Cualquier profesor suele levantarse a las siete de la mañana, tiempo suficiente para ducharse, vestirse, desayunar y desplazarse hasta el lugar de trabajo, por supuesto una estación de esquí. Si está dentro de una plantilla, (por otro lado lo más habitual en caso de ser profesionales), deberá llevar un horario muy estricto teniendo que estar en la oficina de la escuela a las nueve. Desde entonces y hasta las cinco por lo menos dará clases a cualquier cliente que las solicite, la mayoría debutantes, y, dependiendo del trabajo, tendrá media, una o ninguna hora para comer. Después de una agotadora jornada con más de siete horas sobre los esquís, lo más probable es que deba acudir a otro lugar de trabajo ya sea una tienda, un restaurante, un bar, o todo a la vez (los hay que llegan a compaginarlo) y además lo hace los siete días de la semana. Con este trajín no debe extrañar que al profesor no le queden muchas ganas de salir a tomar copas con sus alumnos, y este y no otro es el plan habitual de cualquier profesor.

Es lógico llevar este ritmo, dar clases de esquí es una actividad que no es para todo el año. Normalmente los valles o estaciones de esquí son muy activos en las fechas invernales. Sin embargo, fuera de esa temporada el trabajo es mucho más escaso, sin contar con el riesgo de que venga una mal año de nieve, entonces los ingresos se reducirán considerablemente.

Un auténtico profesional

Lo cierto es que dar clases es una profesión como otra cualquiera, quizá un poco más incierta y que, al menos en España, tiene que ser compaginada con otras actividades, no en vano una temporada de esquí viene a durar cinco meses como máximo. Por eso algunos prefieren llevar un intenso ritmo de trabajo esos meses para luego apenas trabajar. Otros, sin embargo, realizan en los meses cálidos diferentes actividades casi siempre relacionadas con el deporte, la aventura o el turismo.

Cuánto gana un profesor

El profesor es en muchos casos vocacional, suele ser una persona deportista, por supuesto buen esquiador, que le gusta trabajar en espacios abiertos y que le gusta comunicar y tratar con la gente. Suele estar dado de alta como autónomo y, así, no cobra un sueldo fijo sino que dependerá del número de horas que trabaje, de su categoría profesional, de la demanda de clases y, sobretodo, de como salga la temporada, de hecho, pocas profesiones están tan condicionados por la meteorología. En las buenas temporadas hay trabajo para todos y en las estaciones españolas más importantes un profesor suele trabajar cerca de seiscientas horas. Si este ya tiene más de tres años de experiencia, cobrará más de tres mil quinientas pesetas por hora, es decir, casi dos millones y medio de pesetas a lo largo de una temporada. Si el profesor no lleva más de dos años en la escuela, cobrará unas dos mil quinientas pesetas por hora, es decir, algo menos de un millón y medio. Estas cifras son teniendo en cuenta que la temporada es buena aunque pueden variar un poco al alza o, sobretodo, a la baja dependiendo de la estación. Si la temporada fuera mala, estos ingresos podrían reducirse a la mitad. En conclusión, para cuatro o cinco meses está bien pagado pero al final no va a quedar más remedio que buscar otra fuente de ingresos.

¿Hay profesionales en España?

La temporada pasada esquiaron en nuestro país dos millones de personas, lo que puede considerarse un auténtico boom. Pero lo cierto es que España no es un sitio con gran tradición en este deporte, y a esta realidad se tienen que enfrentar los profesionales del esquí. En primer lugar porque hasta hace poco no hubo un reconocimiento oficial de la profesión y consecuentemente la proliferación de "pseudo profesionales" ha sido abundante. Esto ha hecho que también la apreciación por parte de los clientes no sea muy satisfactoria (tampoco el nivel de exigencia). En resumen, hay muchos profesores no siempre profesionales y no hay suficiente demanda de clases, todo lo cual hace más difícil la actividad.

El esquí es un deporte muy técnico y buenos profesores son imprescindibles, pero ante todo lo que se necesita es que por fin esta sea una profesión seria y de ese modo que esté controlada y regulada oficialmente. En esta dirección se han enfocado los esfuerzos de las autoridades deportivas (Consejo Superior de Deportes) y autoridades administrativas y fruto de ello ha sido el, literalmente, "Real Decreto 319/2000 de 3 de Marzo por el que se establecen los títulos de Técnico Deportivo y Técnico Deportivo Superior en las especialidades de Deportes de Invierno".

gracias a esta nueva ley, la profesión y la capacitación para ser profesor de esquí queda totalmente regulada. En ella se establecen tres niveles con sus respectivas enseñanzas mínimas y pruebas de capacitación que deberán superarse hasta obtener el título de Técnico Deportivo Superior en cualquiera de las tres especializaciones, Esquí Alpino, Esquí de Fondo y Snowboard.

Los órganos competentes para conceder la capacitación son el gobierno a través del Ministerio de Educación y Cultura y, en caso de tener transferidas las competencias en materia de educación, las propias consejerías de educación de las autonomías. Sea quien sea, todos deberán ajustarse a los requisitos exigidos por la nueva Ley del Deporte. Por otra parte, los propios órganos competentes podrán autorizar a los centros que cumplan los requisitos para que formen a los Técnicos Deportivos de Esquí Alpino, Esquí de Fondo o Snowboard y, en este sentido, ya hay dos centros autorizados en España, uno dependiente de la Federación Española de Deportes de Invierno y otro por el órgano competente de la Comunidad de Aragón. Este último es el único centro que durante más de treinta años se había encargado de formar a los escasos profesionales en esta actividad, ahora compartirá esta actividad con otros centros que cumplan los requisitos aunque parece que no se crearán más de cuatro de ellos, de momento tienen tres años de plazo desde la fecha del Real Decreto.

Cómo se forma un profesor

En primer lugar y en condiciones meteorológicas normales es obligatorio por ley superar un examen de acceso que consiste en una prueba cronometrada de Slalom Gigante (con la referencia de un competidor de alto nivel). Dependiendo de la escuela, realizará otras dos bajadas libres puntuadas con virajes de varios radios de giro y posiblemente tres bajadas técnicas, una de cuña, otra de viraje fundamental y otra de paralelo elemental; muy similar será el examen de snowboard. La prueba de fondo se realiza en un circuito cronometrado. De lo que se trata con estas pruebas es que el candidato demuestre tener suficiente nivel, tanto técnico como físico, para asistir y cualificarse en los cursos posteriores. El coste de esta prueba de dos o tres días es de unas 35.000 pesetas.

En cuanto a los requisitos académicos, para acceder al Primer y Segundo Nivel hay que poseer el título de Graduado en Educación Secundaria o equivalente salvo alguna excepción. Para el título de Técnico Superior además habrá de tener el candidato el título de bachiller.

Si es considerado apto tras la prueba de acceso, entonces pasará meses después a realizar el Primer Nivel, que como en el resto de los niveles, constará por ley de cuatro bloques: uno común a todas las especialidades, otro específico a cada una de las especialidades (esquí alpino, esquí de fondo o snowboard), otro complementario a la profesión (informática, etc.) y, finalmente, el imprescindible Bloque de Formación Práctica ya que este es un deporte ante todo práctico. Por eso será imprescindible algo más de una semana de clases impartidas por demostradores en una estación de esquí. Los cursos de este primer nivel tienen un coste aproximado de 200.000 pesetas.

Aprobando todos estos bloques, se obtendrá el Primer Nivel de Técnico Deportivo de Esquí Alpino. Mientras, deberá impartir un mínimo obligatorio de clases tuteladas a debutantes (en las que ya se cobra) y, con todo eso, a la siguiente temporada podrá acceder al curso de Técnico Deportivo de Segundo Grado, también con similar programa pero algo más exigente. Ambas titulaciones son equivalentes al grado medio y superior respectivamente en Formación Profesional, factor que hay que tener muy en cuenta ya que supone dotarlas de una validez académica y profesional en todo el territorio nacional. El coste aproximado de cursar el segundo nivel es de 300.000 pesetas.

Mayor categoría tendrá la siguiente etapa en la cualificación del profesional, y ya último año, es decir, Técnico Superior Deportivo de Esquí Alpino (o Fondo, o Snowboard). En éste, los bloques deben ser los mismos, incluido el de Formación Práctica, aunque la carga horaria será algo menor que en los dos niveles anteriores juntos y, además, tiene un Proyecto Final obligatorio. Concluido este último curso, aparte de haber obtenido conocimientos muy especializados, un profesional ya estará capacitado para entrenar a un equipo de alta competición en su especialidad.

En total tres años en los que se habrá instruido tanto en conocimientos teóricos como en prácticos, equilibrados en la medida de lo posible y que se compaginará con la labor profesional como profesor de esquí (o snowboard). En concreto tendrá conocimientos generales tales como anatomía, pedagogía, legislación, primeros auxilios, y otros más específicos de metodología, material, seguridad, etc.

En breves cifras estas son las duraciones mínimas obligatorias de cada uno de los niveles con todos los bloques incluidos (en Esquí; similares en Snowboard):

Técnico Deportivo de Primer Nivel: 465 horas.
Técnico Deportivo de Segundo Nivel: 620 horas.
Técnico Superior Deportivo: 920 horas.

¿ Quién puede titular en España ?

En España, hasta esta temporada que ahora empieza ha habido dos centros "autorizados", uno integrado en la Federación Española de Deportes de Invierno y otro, (la AEEE), independiente aunque respaldado por la Federación Aragonesa y por la Comunidad de Aragón. Este último, es el único centro que durante más de treinta años se había encargado de formar a los escasos profesionales de la enseñanza del esquí existentes en España. Desde hacía unos años compartía esta actividad con la nueva escuela impulsada por la Federación Española de Deportes de Invierno.

Con la nueva ley, los centros que logren la homologación ante las autoridades competentes de cada autonomía podrán también formar a profesores. No obstante, no parece probable que se creen más de cuatro o cinco centros. Los que así lo deseen, de momento tienen tres años de plazo desde la fecha del Real Decreto para ir preparando sus programas y planes de formación de acuerdo con la ley.

El pasado julio, Luis Algar, el que había sido presidente de la Federación Española de Deportes de Invierno en los últimos dos años fue obligado a dimitir. Tras su dimisión, todo su equipo directivo fue cesado incluido el responsable de la escuela de formación de profesores de la federación, a lo que además hay que unir las deudas y la difícil situación financiera por la que atraviesa esta institución. La primera consecuencia ha sido que esta temporada no se ha convocado ningún examen de acceso ni cursos de formación de profesores de esquí, el futuro de esta institución en cuanto a formación de profesores es ahora muy incierto. Por supuesto, de esta situación la beneficiada ha sido la otra escuela, (la AEEE), que rivalizaba por captar a los aspirantes a profesor de esquí y que esta temporada parece que va a ser la única capaz de ofrecer un sólido plan de formación de profesores. Dejando aparte opiniones personales, la mucha política y rivalidades que está rodeando la legalización y profesionalización de esta actividad, lo cierto es que esta escuela ya veterana está ya demasiado consolidada, tanto en trayectoria como en aceptación, como para que pueda peligrar su supervivencia.

Desde el punto de vista del que quiera ser un profesional de la enseñanza del esquí, sin duda, lo ideal es que hubiera al menos dos escuelas de formación. La competencia siempre es buena.

Cómo se forma un profesor

Como ya se dijo, en España es muy difícil ganarse la vida como profesor de esquí a no ser que esto se compagine con otra actividad profesional. Por ello, no es extraño que muchos profesores tarde o temprano se planteen trabajar en países donde dicha actividad esté más profesionalizada.

Francia, por su cercanía a nuestro país y por su importancia como centro de esquí mundial, siempre ha sido una referencia para los profesionales españoles de la nieve. Es ése un país con una gran tradición en lo que a enseñanza se refiere y que se esfuerza por mantener un férreo control sobre los profesionales que trabajan en sus estaciones de esquí. En este sentido, hay que decir que según su legislación, ningún profesor que no haya obtenido el diploma francés está autorizado a trabajar en su territorio. Así, el que pretenda hacerlo legalmente antes tendrá que realizar en cualquiera de sus centros autorizados de los Alpes, Macizo Central o de los Pirineos una estricta formación de al menos tres años con un coste cercano a las 900.000 pesetas. Por supuesto, en primer lugar deberá hablar francés, durante todo ese tiempo deberá acudir a numerosos cursos intensivos de formación en todos los aspectos relativos a la profesión. Por último, el examen final para obtener el Diploma Francés es mucho más difícil y éste sólo se puede hacer en la Escuela Nacional de Esquí y Alpinismo (E.N.S.A.) situada en la estación de Chamonix. Esta es la única manera de trabajar legalmente en Francia, un país donde el profesor de esquí es un profesional muy cualificado.

Bien diferente es la alternativa de los Estados Unidos. Aquí, profesores procedentes de todo el mundo son bien acogidos en sus numerosas estaciones de esquí, especialmente si estos, además de ser ya titulados, poseen el sello ISIA (International Ski Instructor Associaton). De cualquier manera, el que pretenda trabajar ahí, en primer lugar lo que debe hacer es contactar con aquellas escuelas que desee. Estas serán las que a principio de temporada, comprobado el nivel y acreditación del candidato decidirán si esta persona está capacitada para formar parte de su plantilla. Luego, si lo necesitaran, podrán ir realizando los tres niveles necesarios para obtener el certificado americano de instructor de esquí ("full-cert"), desde luego, una cualificación profesional mucho mejor pagada que en España.

Fermín Gómez Wilkie

Profesor Diplomado de la Escuela Española de Esquí

Ver más artículos

INFORMACIÓN  Y  RESERVAS

TELÉFONO:
(+34) 91 446 02 21

Viajes Ski-Kamel Sportour S.L.

Agencia de Viajes - Mayorista / Minorista -

Licencia / Titulo: CICMA 1616 


Página Principal